Guía práctica para vivir en Alemania

guiapractica

Si alguien me hubiera dicho hace cinco años que me iba a vivir en Alemania me hubiera reído en su cara.

Para que veas las vueltas que da la vida… y mira tú donde he ido a parar: en Frankfurt.

Sinceramente yo me fui a vivir a Alemania por amor pero allí he conocido mucha gente que se ha mudado para trabajar y hacer dinero.

Así que dedico este post a todas aquellas personas que piensan en mudarse a Alemania a la búsqueda de su tesoro.

1.Encontrar trabajo

Personalmente no tuve problemas en encontrar trabajo y la verdad es que firmé el contrato antes de mudarme.

Pero en general, el proceso de selección lleva unos meses y las empresas tardan en contestar.

Una herramienta que te será muy útil a la hora de encontrar trabajo es Xing. Es el LinkedIn alemán, que te permite entrar en contacto con profesionales y a la vez, permite a las empresas encontrar tu CV online. Te aconsejo abrir una cuenta y luego poner el logo de Xing en tu CV. Aquí te puedes dar de alta: Xing.

Nota: el hecho de que es Alemania, no significa que hay que hablar alemán.

Yo, por ejemplo, he contactado con mis clientes en español, italiano, francés y he utilizado el inglés para hablar con mis compañeros y jefes. En Alemania hay muchas empresas internacionales donde el inglés es el idioma del business. Con esto quiero decir que hay trabajo también para los que no hablan alemán.

 

2. Buscar alojamiento

Para mi fue más difícil encontrar piso que trabajo. ¡Qué horror!

Hay varias páginas donde poder ver pisos. Yo opté por vivir en un piso compartido y lo encontré por WG-Gesucht. La palabra viene de Wohngemeinschaft que significa buscar piso compartido.

Tienes que abrir una cuenta y mirar los anuncios cada día. Puedes escribir a los chicos en inglés pero las posibilidades de que te contesten se reducen. En el email de presentación tienes que captar el interés del WG porque hay un verdadero proceso de selección.

En mi caso, fue invitada un sábado a un “open door” con otros pretendientes y teníamos que “competir” para ganar la habitación. Te pueden preguntar si tienes alergias a los animales, si limpias la casa, si te gusta cocinar, que hobbies tienes, cual es tu música preferida, si tienes novi@, etc.  Para mí fue como ganar el ¡Gran Hermano WG!


 

3. Papeleo y más

Si ya tienes piso y trabajo, ¡Enhorabuena! Vas por el buen camino. Lo que queda por hacer ahora es solo papeleo. En general, para trabajar en Alemania se necesita lo siguiente:

  • Un número de teléfono alemán para que te puedan contactar fácilmente. Hay muchas compañías de telefonía como Vodafone, Telekom, O2, etc. Hay contratos de un año o tarjetas de prepago.
  • Una cuenta de banco alemana para que la empresa te pueda ingresar la nomina. Entre muchos, los bancos más grandes son Sparkasse, Deutch Bank, Comdirekt, Santander, etc. Para abrir una cuenta te pedirán el pasaporte, el contrato de trabajo (o la primera nomina) y el documento de empadronamiento.
  • Empadronarse en el ayuntamiento. En cada ciudad hay un Bürgeramt donde hay que darse de alta con el pasaporte, el contrato del piso y algún documento más. Tienes que saber que en Alemania existe la Tasa de religión. Esto quiere decir que si profesas una religión, el 22% de tu sueldo se va a la iglesia. ¡Una locura!
  • Abrir una cuenta con un seguro médico alemán (te lo quitan directamente de la nomina). Algunos de ellos: Barmer GEK, Techiker Krankenkasse (TK), BKK Linde, AOK, DAK.

4. Moverse por Alemania

Si no tienes coche, la Deutch Bahn será tu mejor amigo (o enemigo).

Además, si piensas viajar por el país, te consejo el abono Bahncard 25/50. Dura un año y te da descuentos para tus viajes en tren hasta Francia e Italia.

También se utiliza mucho la bicicleta y las carreteras están preparadas para esto (no como en España). Se puede comprar fácilmente bicis de segunda mano.

¿Necesitas más información? No dudes en contactarme por aquí: contacto.